Silvia

La verdad detrás de los regalos

Por Silvia

Seamos sinceros: el tráfico en estas vacaciones es cosa seria. Lo normal sería que todos estuviéramos descansando y disfrutando de la familia los amigos, pero al parecer a muchos se nos hace tarde para comprar los regalos y lo necesario para las reuniones y posadas, así que las calles se vuelven un hormiguero. Qué bueno que nosotros tenemos la Odyssey, no sé cómo le hace la gente que no tiene un auto cómodo que amortigüe tantas horas de manejo.. Las avenidas principales se congestionan y los estacionamientos de las plazas están llenísimos. Por si fuera poco, después de varios minutos de dar vuelvas y vueltas para encontrar lugar, nos topamos con que las plazas están a reventar. Cuando por fin cruzamos los mares de gente y elegimos el regalo indicado, nos damos cuenta que hay tanta gente haciendo fila para pagar, que perderemos al menos veinte minutos de nuestras vidas.

No me lo tomen a mal, sí me gusta mucho esta temporada. Mis hijos descansan de la escuela, mi esposo está más tiempo con nosotros y tenemos la oportunidad de ver a seres queridos que normalmente no frecuentamos, por ejemplo a nuestros hermanos que viven en otras ciudades. Me encanta que usamos estas fechas como el pretexto perfecto para convivir y fortalecer nuestros lazos. Aparte es padrísimo ver las caras de todos cuando llega la hora de los intercambios y cada quien recibe su regalo. Eso hace que valgan la pena todas las horas estresada en el tráfico de las compras apresuradas.

Comparte esta aventura

Déjanos tus Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SHARE

La verdad detrás de los regalos