Jorge

Fit vale la pena

Por Jorge

Acabo de conseguir mi licencia de manejo (¡sí!) el único problema es que no tenía un auto qué manejar (¡qué triste!). Por suerte, mis abuelos se apiadaron de mi pobre alma en desgracia y me ofrecieron el Fit de Honda que habían comprado para su negocio con la condición de que trabaje con ellos en las tardes como paga por la renta del coche. Al final el trabajo no estuvo tan mal y realmente valió la pena.

Mis abuelos venden herramientas y ofrecen servicios de impermeabilizado y reparaciones. Mi trabajo es estar tras el mostrador y hacer el trabajo de venta (eso me da tiempo de hacer tarea entre ratos). A veces también me toca ir a supervisar a los trabajadores al lugar en que están trabajando para asegurarnos de que los servicios se hacen correctamente. Esa es la parte que más disfruto de mi trabajo, porque me permite manejar el Fit y eso está increíble. Lo mejor del coche es que es súper manejable y cómodo, así que aunque en un principio me ponía nervioso manejarlo (porque obvio no es mío y me daba pánico dañarlo) ahora me siento muy seguro al manejarlo.

Comparte esta aventura

Déjanos tus Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SHARE

Fit vale la pena